Nuestro Fundador | Centro de Artes Integradas

Nuestro Fundador

Salvador Itriago Sifontes

Hombre de las Artes y fundador del Centro de Artes Integradas.

Nace el 11 de mayo de 1917 en Zaraza, estado Guárico. El cuarto hijo de la pareja Salvador Itriago Chacín y Trina Sifontes Arreaza de Itriago.

Con los años se desempeñó como abogado, diplomático, promotor y gerente cultural. Sus primeros años de vida transcurren en torno a las haciendas de cría de ganado en su pueblo natal, así como en el colegio del bachiller Arreaza hasta el año 1928, cuando la familia se traslada a Caracas. En la capital prosiguió sus estudios en el Colegio La Salle hasta graduarse de bachiller. En esta época recibió clases de violín con el profesor José Lorenzo Llamozas.

Ingresó a la Universidad Central de Venezuela al cursar estudios de Derecho, los cuales profundizó luego con un doctorado en Ciencias Políticas. Al culminar sus estudios de pregrado comenzó a trabajar en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Seguidamente, viajó a los Estados Unidos a realizar un postgrado en la Universidad de Michigan sobre Legislación Mercantil Interamericana. De regreso en Venezuela trabajó en el Ministerio de Obras Públicas y luego en el Ministerio de Relaciones Exteriores, desde ese momento le otorgan el nombramiento de Primer Secretario a la Embajada de Venezuela en el Reino de Bélgica y España.

Reproducir vídeo

Su actividad formal en la promoción cultural comenzó a finales del año 1954, cuando es nombrado Secretario de la Décima Conferencia Interamericana. Durante un largo tiempo se dedicó a su oficio de abogado, como asesor jurídico de importantes firmas y compañías:

  • La línea Aeropostal Venezolana
  • El bufete de abogados Coles
  • Los escritorios jurídicos Itriago Gimón y Valera & Asociados
  • Los automercados Cada
  • La Compañía Anónima Teléfonos de Venezuela.

Su labor como abogado nunca le impidió dedicarse a la labor cultural. Desde 1947, fue miembro de la Asociación Venezolana de Conciertos, llegando a ocupar el cargo de presidente hasta sus últimos días. Además, se desempeñó como presidente de Fundateatros entre 1968 y 1973, desde entonces asumió la Dirección General de la Fundación Teresa Carreño hasta 1984, cuando es sustituido por Elías Pérez Borjas.

Salvador Itriago tuvo un ímpetu brillante, pues gracias a sus pensamientos en conjunto con Gustavo Rodríguez Amengual (presidente del Centro Simón Bolívar en aquel momento), surgió la idea inicial de crear una Sala de Conciertos para la Orquesta Sinfónica de Venezuela, la cual se convierte hoy en día en una sala de usos múltiples, siguiendo así el sueño de la Asociación Venezolana de Conciertos, para darle un gran teatro a nuestra Gran Caracas: El Complejo Teresa Carreño. El esfuerzo magnífico que tuvo durante su gestión dio paso a la construcción del Teatro Teresa Carreño.

Por este motivo, se formaron los grupos de trabajo para constituir una línea de acción cultural que revolucionara todo lo conocido hasta entonces, siendo los grupos o cuerpos estables de ballet y el coro quienes serían creados en primer lugar. El grupo de Ballet de la Fundación se creó en agosto de 1979 con el Ballet Giselle, bajo la dirección de Rodolfo Rodríguez, los cuales debutarían en el marco del II Festival de Caracas.

Adicionalmente, se creó el Coro de Ópera, inaugurado el 19 de septiembre de 1979 en el II Festival de Caracas con la ópera Semiramide, conducido en forma precisa y magistral por el maestro Vicenio Giannini.

En la década de los setenta también se prepararon los equipos técnicos necesarios, se creó la Asociación Amigos del Teresa Carreño y se auspició la creación del Ballet Contemporáneo de Cámara.

Unas de las principales metas para Salvador Itriago Sifontes fue elevar el nivel cultural de la juventud, dándole a conocer el campo de la música. Este conocimiento, impulsó una diversidad de posibilidades para el desarrollo de aptitudes que se podrían utilizar en niveles profesionales como en los grupos aficionados, que con su asistencia a conciertos y a otros actos musicales hacían posible el incremento del movimiento musical en el país.

Como parte de su legado y precursor de la labor social empresarial se plantea la necesidad de crear un complejo educativo y cultural, en el cual se lograse integrar los cuatro pilares de las artes:

  • La música
  • La danza
  • El teatro
  • Las artes plásticas

Es así como nace el Centro de Artes Integradas en el año 1972, proyecto premiado por la UNESCO.

Salvador Itriago Sifontes, muere en Caracas el 13 de septiembre del año 2004, a la edad de 87 años.

Biografías Históricas – Autor: Jesús Eloy Gutiérrez.