Telf: +58 (0212) 2423838 | Correo: infoavc.cai@gmail.com
Salvador Itriago. El hacedor de sueños

Salvador Itriago. El hacedor de sueños

A 100 años de su nacimiento.

Los primeros pasos del mundo musical venezolano se lo debemos a hombres y mujeres únicos que nacieron en nuestro país aprovechando una época de florecimiento intelectual y cultural que permitió el surgimiento del gran movimiento musical venezolano. Uno de los que tomó el testigo en 1940, fue Salvador Itriago, que hoy después de 77 años vemos los frutos a través de nuestros artistas y creadores culturales.

Salvador fue un luchador incansable que trajo grandes talentos a nuestro país para que fueran   apreciados por todos, abrió clases públicas en el parque El Conde de Caracas para que niños y jóvenes pudieran tocar un instrumento musical y formaran parte de una orquesta, pero uno de sus productos más esperados cada año fueron las temporadas de ópera contando con la presentación de grandes figuras internacionales que venían contentos a nuestra tierra. 

Salvador Itriago fue un pionero en la gerencia cultural venezolana, siendo siempre un hombre discreto, serio pero cálido. Comprendió la importancia de promover valores como: honestidad, diversidad, integralidad, libertad creadora, autonomía, sostenibilidad, inclusión y  responsabilidad. Valores que compartió con su familia, su entorno y su trabajo, siendo pilares en la búsqueda de un sueño por una mayor educación y una vida artística plena para su país, sin haber sido seducido por el poder y la algarabía del Estado.

Supo rodearse de personas maravillosas que hoy, con su legado, comparten esos valores y contribuyen con divulgar a las nuevas generaciones su pensamiento creador en  la reconstrucción de nuestra nación.

La Asociación Venezolana de Conciertos y el Centro de Artes Integradas le rinden un homenaje a Salvador Itriago “el hacedor de sueños”.

Salvador Itriago y la familia

Salvador Itriago Sifontes nació en Zaraza Estado Guárico el 11 de mayo de 1917 sus padres fueron el señor Salvador Itriago Chacín y la señora Trina Sifontes Arreaza de Itriago. Sus hermanos: Francisco Hilario, Pedro Miguel, Rosario, Tobías y David. En 1928 la familia se traslada a Caracas, prosigue sus estudios en el colegio La Salle y se gradúa de bachiller, en esa época recibió clases de violín con el maestro José Lorenzo Llamozas. Inició sus estudios de derecho en la Universidad Central de Venezuela y posteriormente el doctorado en Ciencias Políticas. Al terminar sus estudios ingresó a trabajar en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Posteriormente viaja a los Estados Unidos de América e ingresó a la Universidad de Michigan donde estudió un postgrado en Legislación Mercantil Interamericana. Allí creció su amistad con el Dr. Armando Travieso Paúl presidente de la Asociación Venezolana de Conciertos, AVC. En 1954 contrajo matrimonio con la joven caraqueña Sonia Santaella – Legórburu Díaz y tuvieron cuatro hijos Salvador Pedro, María de la Trinidad, Francisco Hilario, Pedro Miguel y María del Rosario.

Creación de la Asociación Venezolana de Conciertos AVC

La Asociación Venezolana de Conciertos es una asociación civil sin fines de lucro, que fue creada el 21 de noviembre de 1940 por iniciativa de un distinguido médico venezolano Dr. Elías Toro, acompañado por hombres que ya se habían ganado el respecto de sus conciudadanos como eran: Enrique Planchardt, Eduardo Lira Espejo, Jerónimo Martínez Mendoza, Manuel R. Egaña, Enrique Jorge Aguerrevere, Julio García Alvarez, Arturo Uslar Pietri, José Rafael Pocaterra, Juan Bautista Plaza, Juan Bautista González Hernández, Monseñor Rafael Lovera, José Ignacio Baldó, Francisco J. Parra y Luis Gerónimo Pietri. Su objetivo era y es trabajar por el desarrollo e incremento de la cultura musical del país, la firma se llevó a cabo en la sede de la Academia de Música y Bellas Artes, hoy Escuela Superior de Música José Ángel Lamas. A partir de 1954 Salvador pasa a formar parte del primer relevo que llevará la dirección de la AVC acompañando a sus amigos Armando Travieso y Gustavo Rodríguez Amengual. El 2 de febrero de 1970 nace a partir de esta iniciativa la Escuela de Música “José Lorenzo Llamozas” siendo sus primeras clases dictadas en el parque El Conde, con el apoyo del Centro Simón Bolívar presidido por el Dr. Gustavo Rodríguez Amengual. El primer director de la escuela de música fue el maestro Alberto Grau. Allí se atendían 400 alumnos que recibían clases gratuitas de teoría y solfeo, violín, viola, violoncello, contrabajo, trompeta, tuba y trombón. La iniciativa de estos hombres fue ampliamente respetada y apoyada, y a poco a comenzar ya contaban con 1200 miembros que cotizaban la modesta cuota de cinco bolívares mensuales para financiar las actividades culturales y de docencia. Posteriormente la escuela tuvo su sede en un inmueble en Sabana Grande, donde la AVC apoyaba también el Taller de Ópera de Cámara, la Coral “Juventudes Culturales” Schola Cantorum de Caracas, y grupos de teatro y danza. En estos años fue posible traer a Venezuela artistas de la talla de Luciano Pavarotti, Monserrat Caballeé, Plácido Domingo, quienes se presentaron en el Teatro Municipal y en el Poliedro de Caracas.

Creación del Teatro Teresa Carreño

Salvador Itriago fue el conceptualizador y el primer gerente cultural del Teatro Teresa Carreño. Su visión de construir para la ciudad un gran teatro y centro cultural, fue el resultado de una lucha consecuente, rodeado por intelectuales, músicos, artistas y una gran capacidad de persuasión que influyó en el mundo político y financiero del momento. El TTC ha permitido a los venezolanos contar con esta obra maravillosa, que ha sido recinto a grandes artistas de fama mundial como el director de orquesta Zubin Mehta. Durante su construcción fue visitado por el bailarín Rudolf Nureyev, quien bailó en el Teatro Municipal. En el Municipal vinieron los más grandes bailares de ballet clásico como: Fernando Bujores, Aleksandr Goduvof, Julio Bocca. Pero su sueño aún le faltaba la autonomía financiera para garantizar la libertad creadora, y su independencia del Estado. Él soñaba con una fundación privada que gestionara al Teatro Teresa Carreño y apuesta así a la iniciativa para las artes. Muchos no estuvieron preparados y continuaron una senda más comprometida con el poder, Salvador comprende la necesidad de buscar otro camino separado de la gestión pública y crea el Centro de Artes Integradas, CAI.

Creación Centro de Artes Integradas y El Colegio Integral el Ávila

En 1970, buscando modelos sostenibles y autónomos de gestión, en medio de 5 hectáreas de terreno en las Terrazas del Ávila al noreste de Caracas, Salvador funda el Centro de Artes Integradas, CAI para la formación en las artes: música, danza, teatro, y artes plásticas entre otras. Como parte de la estrategia financiera le propone a la empresa de publicidad CORPA invertir y construir el inmueble, otorgando un comodato por 20 años, generando una alianza ganar–ganar que garantizaría el futuro del CAI. El sueño de Salvador comenzó a germinar a las faldas del Ávila, a través de proyectos como el Colegio Integral el Ávila fundado en 1996 referencia en la vanguardia educativa privada en Venezuela. Acompañado por Juan Maragall director del colegio, Carmencita Mier y Theran (subdirectora) y un grupo de jóvenes padres y madres, así como un valioso equipo de docentes que creyeron en este proyecto educativo. En el 2004 se hace la primera exposición titulada “Lara al pie del Ávila” en la sala William Werner, en el 2005 se funda el Laboratorio de Artes Integradas programa dirigido a los niños y jóvenes vecinos de Petare con clases gratuitas de música, canto, actuación y artes plásticas actualmente contamos con 140 participantes, y se crea la Caja Teatral, es una sala de cámara, con un aforo de 76 butacas, brinda talleres de teatro para niños, jóvenes y adultos en alianza con el Grupo Bagazos.

Creación de las escuelas de arte e instalaciones del CAI

Al fallecer Salvador Itriago en septiembre de 2004, asume el testigo su hija Trina, quien, acompañada por los miembros de la Junta Directiva de la AVC, inician la etapa fundadora de las escuelas de arte del CAI. En el año 2011 se establece la alianza para ofrecer los espacios del CAI a Escuela Nacional de Cine ENC de Bolívar Films con diplomados avalados por la Escuela de Arte de la UCV, se fundan el Centro de Investigaciones y Estudios Fotográficos CIEF que ofrece el diplomado en fotografía avalado por la Universidad Católica Andrés Bello. Posteriormente en el 2015 se funda la Escuela de DJ´s para jóvenes y adultos reconocida por la empresa TRAKTOR. En el 2016 se funda el Centro de Formación Musical El Ávila con el sistema Yamaha con el aval internacional de esa compañía y en enero de 2018 abrirá sus puertas el Centro de Formación para el Teatro Escénica. A mediados de éste año iniciará el diplomado de arquitectura y arte en el Centro de Formación para las Artes, de la mano de la Universidad Central de Venezuela a través de la Facultad de Urbanismo y Arquitectura. En todas las escuelas se becan aquellos estudiantes que pasaron por el Laboratorio de Artes Integradas.

El futuro de la Montaña Creativa

Salvador Itriago con su pensamiento liberal se preocupaba por la autonomía y sustentabilidad del centro cultural. En los espacios de la montaña quería reunir a empresas y particulares que apostaran a la creación, a la ciencia y la tecnología. Para ello se diseñó la Zona Rental compuesta por oficinas y salas, que albergaran empresas de la sociedad del conocimiento que conviven con los programas sociales como el Laboratorio de Artes Integradas y las escuelas, garantizando un proceso de hibridación innovadora y el mantenimiento de la infraestructura física. Una simbiosis entre la empresa, la educación y la cultura.

Deja una respuesta

4 + once =

Cerrar menú